jueves, 16 de octubre de 2008

time - shi gan

Kim Ki-duk es un director coreano que es seco. Si bien el cine oriental como tal no es lo mío, no soy un otaku XD, en general veo todo lo que cae en mis manos, a menos que me parezca realmente poco interesante.

La primera película que ví de este director fue "Bom yeoreum gaeul gyeoul geurigo bom" y resultó a mi humilde criterio, una obra maestra. Después de esa joya, he visto varias de este mismo director, que en respectivo momento quizás comentaré.

Hoy en todo caso es Shi gan (Traducida al español como "El Tiempo").

Kim Ki-duk escribe y dirige. Esta vez a diferencia de otras de sus películas, y con esto me refiero a Bin-jip ("Hierro-3") y a la antes citada "Primavera, verano, otoño, invierno y primavera nuevamente", los personajes hablan, salen de parranda, lloran, arman escándalos, dejan la cagada y todo. Sin embargo se mantiene a lo largo de la película, como en la vida, mucho silencio sobre lo que en el fondo sentimos.

Hay un velo de temor, de orgullo, quizás de dignidad a exponer claramente lo que realmente importa. En general todo el diálogo es trivial, lo importante no se dice.

Al principio se plantean algunos dilemas básicos sobre el sexo, el amor, los celos y lo tedioso que puede resultar muchas veces la rutina en pareja. nada nuevo ni interesante bajo el sol. Después de eso, empieza lo bueno.

Muchas veces el cine no nos muestra una historia lineal. Por eso amo a Lynch, ya que no hace eso. En este caso, lo que parece, o lo que dicen los reviews, simplemente no me parece, ya que hablan de la experiencia lineal. Me explico. Esta película tiene más de experiencia sensorial, por los paisajes, el arte, las tomas, la música y los silencios, que de historia tradicional. Si les cuento un poco de que va la película, solo les arruinaré la percepción que podrían tener, pues no se trata de eso, esa parte es solo la superficie.

Al igual que en "El Arte Invisible", la historia es lo que subyace entre viñetas. El amor, los celos, el desgaste de una relación de pareja por un lado, y por otro la cirugía plástica, solo son elementos secundarios. Lo que está detrás es la invitación a la reflexión (Y lo freak que llegan a ser los guiones orientales). El tiempo está presente, pero roto. La película no es una metáfora sobre el paso del tiempo, es más una reflexión de lo que ocurre al tratar de saltar el tiempo. A omitir el desgaste natural de una relación. A forzar el volver a empezar. A forzar todo lo que podría ser inevitable ¿Somos acaso quienes parecemos ser? ¿O somos lo que soñamos o el arte que realizamos? Cuando la película se vuelve freak, tampoco es la última sorpresa que nos depara el guión. Los invito a la reflexión y al disfrute que otorga el arte cuando es profundo.

¿Valió la pena verla?Absolutamente si.
En mi escala animal, le doy 9 gatos regalones y dos hamsters zombies.

0 comentarios via Blog:

Publicar un comentario

Toonlet xD