sábado, 8 de noviembre de 2008

La suerte

Siempre o casi siempre parto diciendo que tuve la suerte de algo. Quiero detenerme en este punto. Yo soy más humilde que una moneda de a peso. Creo que todo lo bueno que me ocurre es suerte. Directa o indirectamente es suerte.

Tengo suerte:
  • El talento, es suerte. Se nace con eso no más. Aunque creo que se puede desarrollar.
  • La inteligencia, pura suerte. No hay pastillas aún para elevar el CI.
  • La gente que a uno lo quiere, es suerte también. Tener algo en común, que haga que se desarrolle la amistad es pura suerte. La amistad es una bendición compuesta de suerte.
  • La familia que a uno le toca. ¿Qué más suerte que esa?
  • La salud. También es suerte.
  • La vida. Pura suerte. Uno se puede morir. Hay gente que le cayó un avión en la cabeza.
Como dice el señor Jobs, al mirar atrás es fácil atar los cabos. Según Hernán Valdovinos, está la reencarnación como un ente presente todo el tiempo, la lógica y la reencarnación van de la mano, excepto por el factor de la fé. La reencarnación hasta donde estoy enterado es un acto de fé. Veremos.

El amor. El amor es pura suerte. ¿El karma? ¿El destino? ¿Dios? También podrían explicar las cosas. El ser humano requiere entender. Requiere explicación. Al morir el Campo del Violin en la obra de Gaiman, cuestiona la irracionalidad del acto que le causa la muerte, agradece la vida y las experiencias que ha vivido y muere.

1 comentario:

  1. Pucha, pero lo que uno haga cómo no va a influir ni un poquito en lo que a uno le pasa
    La suerte para mí es más bien una feliz casualidad y no existe ni el destino, ni Dios, ni nada de eso...
    Interesante el tema, saludos,
    val

    ResponderEliminar

Toonlet xD