lunes, 15 de diciembre de 2008

Entonces no hagas nada


¿Qué se hace cuando la vida nos presiona y sentimos odio?
¿Qué se hace cuando todo nos empuja a hacer lo incorrecto?
¿Qué se hace cuando vamos a hacer lo que no queremos hacer?

Esta es una guía poderosa para tener a mano en los momentos críticos.
Lean y atesoren en su corazón esta información.

Muchas veces, ya no podemos resistir la tentación. Maldecimos, nos comportamos en forma egoísta, nos provocan y caemos en el juego. Odiamos. En esos momentos nos dejamos llevar por la pasión. La pasión es un estado pasivo. La persona siempre debe ser ACTIVA. Decidir con la voluntad y luego obrar. Cada acto debe ser el fruto de la voluntad. Así es como debe ser. Sin embargo, a veces los acontecimientos nos pillan de sorpresa. Es fácil ser un ser espiritual lleno de luz en el desierto sin nadie cerca. Pero es difícil en la ciudad. Con flaites que te asaltan, deseos sexuales no satisfechos, cuentas que pagar, tus hijos llorando, tu pareja dejándote, sin dinero, con enemigos, con gente que te excluye de las exposiciones, con todo el universo conspirando para que te comportes como un imbécil.

Y has caído. Fallaste. Insultaste a tus seres queridos. Robaste ese dinero que se te confío. Traicionaste a tu amigo, te odiaste a tí mismo.Sentiste que todo iba a fallar. Culpaste a otro por cosas que quizás sean tu propia responsabilidad. Perdiste tu tiempo en malas energías que sabes que solo traerán más problemas.

Es el círculo de la vida, y vuelve a ocurrir indefinidamente.

Bueno, hay una solución. Y es lo máximo. ¿Siempre has querido salir del círculo, pero nadie te dijo cómo? Bueno, aquí viene el gran secreto cósmico.

No hagas nada.

La represión no sirve. Aguantas y aguantas y explotas. Como los curas pedófilos. Se reprimen. Como en una película de Bruce Lee. Te haces como que no te importa y después agarras a chuletas a todos los chinos malos. Aguantas hasta que explotas como un globo.

No hay cambios reales en tí por lo que decidas hacer. Los cambios vienen con la calma de haber aprendido una lección. No basta con querer. No basta con llorar y sufrir. Uno cambia una conducta solo cuando después de analizarla fríamente llega a la conclusión del cambio. Pero eso no lo arregla. Entonces el destino te pone a prueba otra vez. Y si en ese momentos recuerdas el gran secreto y no haces nada, lo logras.

No confundir "No hacer nada" con reprimirse. Hacer nada es literalmente no hacer nada. ¿Quieres llamar a alguien para agarrarlo a chuchadas? No lo hagas. No esperes. Simplemente no hagas nada. Obsérvate a ti mismo sintiendo rabia. Fíjate en que odias. Observa. Desdóblate. Siente pena y rabia, pero desde afuera. Y por mientras no hagas nada. De a poco el rage meter va a ampezar a bajar. Porque así funciona todo. Como una erección. Paulatinamente va a ir bajando. Pero no te pongas como meta que baje. La meta es simplemente NO HACER NADA.

Si lo logras una y otra vez, podrás cambiar y llenarte de paz. Y lo que te ha traído uno y mil problemas perderá fuerza y desaparecerá.

El otro día le dí estas instrucciones a una amiga en un momento super fuerte. A los pocos días me envió un link con lo mismo que yo le había dicho, pero no de un blog todo picante como este, de un maestro espiritual de los de verdad. Si están interesados en este tema deberían leerlo. Es hermoso y les da esta receta en forma mucho más completa.

Un abrazo y suerte.

Los 4 pasos hacia el amor

=)

1 comentario:

  1. La vida no es lo que te pasa sino como reaccionas a lo que te pasa, ahora el problema es que hay gente como yo que ejercita poco la voluntad y cree un montón en el destino y ODIA tomar decisiones, con las consecuencias obvias y pegotes. IUUUUUUUUUUUUUUU

    ResponderEliminar

Toonlet xD