domingo, 11 de enero de 2009

Ceder ante la provocación


"Pasto seco" se le suele decir a la gente que se enoja y prende rapidito. Suelo reaccionar bastante mal a la agresión gratuíta. No tanto como antes. En los viejos buenos tiempos yo era bastante "pasto seco" y peor aún era "Mr. Overreacted". También suelo deprimirme con mucha facilidad. Esto es una especie de explicación a lo que comentaré más adelante.

He estado el último tiempo en una gran cruzada para (re) unir a mi familia. Con mis prima y su familia, hemos ido de visita a casi todas las casas, para volver a vernos después de tanto tiempo.

Hoy en mi mansión llegó toda mi familia a mi casa, para terminar de ver unos asuntos legales. Es como una reunión de los Endless de The Sandman. Mi familia no se reunía desde hace cinco o más años, desde el funeral de mi abuelo. Antes, en mi infancia, siempre todos nos reuníamos y hacíamos cosas. Comidas y demases. Hoy yo estaba particularmente nervioso y feliz a la vez porque mi familia se volvería a encontrar en mi casa.

Primero llegó mi tía Siu-Ying. Ella vive explícitamente frente a mi casa, pero no viene a mi casa nunca. Bueno, si se lo preguntan, la explicación es larga, llena de matices, opiniones subjetivas, mitoss y creencias. Y esto mismo corre para cualquier otra duda que les surja a partir de este texto. Mi tía llegó con su hijo mayor, mi primo que es muy buena persona y es un ñoño igual que yo, pero él es más computín aún. Incluso ha conectado un Atari a un PC !! Mi tía Siu-Ying llegó con mi tía Tau-Ying, que venía con su nieto Cristian. Cristian es un joven muy agradable, de la onda alternativa (por decir algo de él para que se lo imaginen) con estudios de leyes, es buen mozo, y se hizo amigo de mi novia.

Apenas llegaron y les hice pasar me hicieron recordar la última vez que vinieron: Para Siu-Ying esto era un mero trámite. Dijo que había que hacerlo rápido. Mi tía Tau-Ying llegó de mal genio preguntando porqué el hermano Yung-Shang no había llegado y me pidió que le llamara, después que mi mamá le había dicho que le dieramos tiempo porque mi tío estaba almorzando y vendría luego.

Hasta ahí ya empecé a notar la tensión de mi tía por querer irse rápido. Y mi otra tía empezó con la cantinela de que porqué no nos deshacíamos de los "cachureos", dijo esto refiriéndose a un viejo refrigerador que está malo. Le comenté que el refrigerador tenía onda y todo eso, cuando ocurrió el primer hecho hardcore de la jornada.

Mi gata se subió a una silla al lado de Tau-Ying, y ella le pegó un empujón. -En este momento escucho llantos que vienen desde el comedor, estoy escribiendo en tiempo real, mientras los hechos suceden -como en 24 XD- Bueno, ella le pegó un empujón a mi gatita, a lo cual -obviamente- me molesté y le dije "No le pegue a mi gata". Mi tía reaccionó pésimo y me dijo "Bueno, si no te gusta entonces la próxima vez lo hacemos en mi casa". Mi otra tía "no discutamos, apurémonos y concentrémonos en lo que nos reúne". Y yo, desafiante"OK, pero no le tiene porqué pegar a mi gata". Mi tía "Bueno, no se tiene porqué un animal subirse acá"... Cuando ya me disponía a seguirle el juego de la mala leche a mi tía, salí del escenario, vine a ver a mi gata, la llevé a mi dormitorio y me puse a escribir esto para bajar mi nivel de ansiedad.

Ahora iré afuera a ver que pasa y continuar con la reunión. Espero ser más un aporte que otro problema a la convivencia. Esas pequeñas diferencias que tienen que ver con el respeto hacia los animales ya me pusieron de mal genio, pero escribir mi humilde blog me dio paz. Espero que dure.

===================

El grand finale

Mi tía había llorado por el incidente. Según ella, claro, fue culpa mía. Preferí a "un gato" que a mi tía. Soy lo peor, etc.
Si bien siento que hice lo correcto, por otro lado, pienso que de todas maneras no fue el comportamiento ideal. Pero amo a mi gata, y nadie tiene derecho alguno a estresarla, y menos for free.

¿Moraleja? respete a humanos y animales si va a otra casa. Piense muy bien antes de actuar.

No gané nada con alterarme. Ni esa vez, ni nunca. Si hubiese pensado en todos los posibles escenarios, lo ideal hubiese sido no hacer nada. O al menos no disctutir con mi tía.

Adios.

1 comentario:

  1. Me sentí identificada con este texto. También soy polvorita... no pienso mucho las cosas antes de hacerlas, cuando de enojo o ira se trata.
    Mis niveles de adrenalina suben súbitamente cuando veo algo que no me parece y la cabeza se me "hincha"... jajaja, suena gracioso, pero no lo es tanto para quien es víctima de estas reacciones.
    Es algo que debo controlar mucho, puesto que no me ha traido buenas consecuencias. Te entiendo mucho en las cosas que dices... ojalá que ambos aprendamos a contar hasta 10 antes de explotar... yo apenas alcanzo a contar hasta 3 =S

    Saludos ;)

    ResponderEliminar

Toonlet xD