martes, 10 de febrero de 2009

La muerte

Nada que produzca más tristeza que la muerte. La muerte es una abstracción, no consideramos jamás nuestra propia muerte, ya que tenemos la sensación (no la certeza) de que viviremos para siempre. Esto es bastante normal, salvo en depresivos o góticos o gente que vive pensando en la muerte y hasta quizás la desea. Cuando muere alguien, recordamos que estamos aquí de pasada, que en realidad no somos nada. Dan lo mismo los títulos, el dinero, la sabiduría, el bien y el mal. Nos vamos a morir y eso sería todo.

Para la gente que cree en religiones, se supone que hay algo sobrenatural, acogedor. Alegría eterna -O castigo perpetuo- según el caso. El opio del pueblo le llamaron a la religión. Mantiene a la gente viviendo miserias, con la esperanza de que el más allá sea más justo que este mundo controlado por el diablo o por alguna otra mítica y poderosa entidad. La esperanza es simple. En el otro mundo, todo será una maravilla. Veremos a los seres amados que se han ido, a nustras mascotas -dependiendo de la creencia-, cantaremos y seremos una suerte de ángeles, humanos con un cuerpo más tenue, o etc.

Todo esto es tierra de nadie. Donde los ateos se jactan de no creer boludeces, los creyentes sienten conmiseración de los herejes sin fé. Los unos piden demostrar lo paranormal, los otros piden fé en hechos que no son de este mundo. Hermanos ignorantinos XD les llamó un destacado filosofo. Pero hay de todo. Hay ateos que piden orar por ellos XD y lo ateo les llega hasta que sienten el miedo. Y la mayoría de los creyentes lo son mientras comenten todo tipo de atentados respecto a sus creencias diariamente XD !!!

Ser creyente de cualquier tipo o ateo es solo repetirnos la cantinela de que todo está bajo control de alguna forma. Sin embargo, la muerte pone fin al asunto.

El saber, tener la certeza, sentir como un garfio clavado en el corazón, vivir el hecho de que no volveremos a conversar, reír, o simplemente perder el tiempo con la persona que se nos fue, resulta demasiado terrible. Triste. Si tenemos suerte, algunas veces Oneiros puede que nos envíe de paseo a las tierras mágicas. Entonces podremos estar en situaciones de todo tipo con la persona o la mascota que se nos fue.

Un ser querido no siempre ni necesariamente es un humano.

¿Hay algún tipo de consuelo? Cuando muere alguien que sufría, uno piensa, que ahora está "descansando", o sea, dejó de sufrir. Pero, ¿Qué pasa cuando muere un bebé que no alcanzó a vivir?, ¿Qué pasa cuando alguien en la flor de su vida es asesinado? En esos casos y en muchos otros, no podemos hablar de "descanso". Pensamos que la vida no es justa. Que el azar impera.O que los caminos de Dios son misteriosos. O como en LOST: Everything happens for a reason.

Mi certeza es vivir de la mejor forma posible el presente, tratar de hacer el bien, ser feliz y aprovechar cada día. Visitar a los amigos y a los seres queridos. Vivir lo mejor que podamos. Ser humildes. Serviciales. Perdonarnos a nosotros mismos y perdonar a los demás. Tratar de cunplir los sueños. Y todo eso hacerlo ahora, ya que estando muertos, resulta más difícil decir "te quiero".

1 comentario:

  1. Vivir la muerte de cerca hace que se desdramatice el tema. La muerte es una etapa más de la vida. Lo mejor es vivir como si éste fuese nuestro último día. A pleno rendimiento. Sin permitirnos el lujo de desperdiciar ni un sòlo minuto. Saludos

    ResponderEliminar

Toonlet xD