jueves, 26 de febrero de 2009

LIFE


El policía Charlie Crews fue acusado de un horrible asesinato y fue condenado a cadena perpetua. La vida en la cárcel para un policía puede ser terrible. Le quebraron todos los huesos. Lo trataron de matar en numerosas ocasiones. El hospital de la prisión y la celda de aislamiento eran donde pasaba la mayor parte del tiempo si es que no lo estaban golpeando. Sus compañeros del escuadrón renegaron de él. Su mujer lo dejó. Todos sus cercanos le abandonaron como a un indeseable. Un día encontró un libro sobre Zen. La lectura le dio fuerzas para seguir viviendo.

Tras 12 años, exámenes de ADN desestimaron la responsabilidad de Charlie Crews en el crimen por el que había sido condenado. Fue liberado. Llegó a un acuerdo con el gobierno, en el que solicitó ser admitido como detective en el cuerpo de policía y además fue indemnizado con una suma millonaria.

Para muchos, Charlie Crews continúa siendo el único sospechoso del asesinato de un policía y su familia. Sin embargo, el flamante millonario, está dedicando mucho de su tiempo a investigar que fue lo que sucedió realmente.

Charlie Crews tiene como compañera a una ruda mujer policía que tuvo problemas con alcohol y drogas, y contrató a un estafador financiero que conoció en la cárcel para que administre su fortuna. En cada episodio repite koanes, escucha grabaciones, recuerda sus lecturas y trata de mantenerse en contacto con la filosofía Zen.

Después de 12 años, Charlie Crews ha recuperado su vida.

Mi amigo el Coyote, me recomendó esta serie. Me contó tantas historias sobre Charlie Crews, que un día dije, OK, veamos esta maravilla.

Este show, tiene como elemento principal el policía místico, que ya vimos en Twin Peaks en el personaje del agente del FBI Dale Cooper. Hay mucho de serie policial, con el ritmo y el misterio de investigación a lo CSI. La dirección y el arte de la serie es similar a lo que vemos en Dexter: La estación de policía -La evolución de la oficina de Cagney & Lacey- con sus intrigas y personajes flotantes como en 24, pero con un ritmo más sosegado. No hay mucha violencia, ya que Charlie Crews es más cercano a Columbo que a Jack Bauer, Las veces que en algún arresto hay pelea, Charlie no sale muy bien parado, lo que hace que su personaje sea más cercano a un ser humano real que a un héroe o anti-héroe. Esta serie es un drama policial, que muestra casos interesantes, personajes bien construídos, y algo de filosofía Zen. No tanto Zen como a mi me gustaría, pero hay grandes momentos que destellan en algunos episodios, como cuando Charlie va por la calle a toda velocidad manejando su auto último modelo mientras repite "No estoy apegado a este auto, no estoy apegado a este auto". Quizás los elementos más cercanos a la idea del Zen que presenta esta serie, sea la alegría y la curiosidad de vivir el presente, y la honestidad y cercanía que hace sentir Charlie a las personas con las que interactúa. Ver LIFE es un ejercicio bastante interesante, y si bien la serie no es del todo novedosa, resulta muy entretenida y bastante amable, cuando la mayoría de las series interesantes se regocijan en la miseria y la desesperanza.

En el momento de escribir este review, LIFE va en su temporada 2.

En mi escala de koanes le doy 8 "¿Cuál es el sonido de una sola mano?"

1 comentario:

Toonlet xD