viernes, 10 de abril de 2009

Mi version de un cuento Zen I


Amo el humor, y amo los cuentos Zen.
Me encanta tergiversar historias con vulgaridades, chistes sin sentido y más de mi cosecha, pero sin cambiarles la premisa original. La idea es rescatar el sentido profundo, pero en la parte externa, llenar de tonterías las historias. Me parece divertido de leer o escuchar y altamente instructivo. He aquí uno que viene de perillas. Dice más o menos así.

Iban dos monjes caminando por la vida (Probablemente descalzos, ya que en esta historia, aún no habían muchos zapatos, o quizás ese día los monjes no traían puestos sus zapatos). En fin. Venían de hacer cosas de monjes y se dirigían al templo a hacer más cosas de monjes.

De pronto, llegaron a la orilla de un rio que no era muy profundo, que siempre cruzaban. Entonces, un poco más allá, vieron a una hermosa, deseable, sexy, estupenda y curvilínea mujer. Esta mujer no podía cruzar el rio, porque en todas las historias de mujeres lindas, estas no pueden cruzar el rio, ya sea porque no saben nadar, o a lo mejor porque su vestido de seda bordado en oro con diamantes se puede mojar y malograrse y como todos sabemos, no hay que malograr un vestido de seda bordado con oro.

Entonces, el monje A (Podríamos llamarles Laurel y al otro Hardy, pero para la simpleza, serán A y B) le dice:

-Señorita, ¿Le tinca que la lleve al otro lado?
-Bueno don monje- responde la dama.

El monje B, mira con un gesto como queriendo decir "Shaaaa naque vers".

La mujer sube encima del monje A, y este la carga lo mejor que puede, tratando en todo momento de evitar que ella se moje.

Cruzan el rio. Entonces ella le da las gracias al monje. El monje le dice que no se preocupe, que es su pega de monje ayudar a otros, y sería.

La mujer sigue su camino y los monjes el suyo.

A las 3 horas de viaje, monje B le dice a monje A:

-Oiga broderson.

-¿Mande?- Responde monje A.

-La ondita socio.

-¿Qué "ondita"?

-Usté sabe que no podemos acercarnos a mujeres y menos tocarlas.

-OK...

-Y la dama que usted ayudó era como toda sensual...

-OK...

-Igual socio, se fue en la volá y la llevó...

-OK...

-Naquevers... Nosotros no tocamos mujeres...

-...

-Además como es verano, uno anda como sudoroso y nuestras ropas son ligeras...

-Hermano. Yo la dejé hace 3 horas. Tú todavía la llevas contigo.

2 comentarios:

  1. jajajjajaja, muy buena. No hay nada más impuro que la mente humana...jjajaja...Por cierto, ya se ha terminado esa película ñoña y, efectivamente, lagrimita...jajajajjaja...

    ResponderEliminar
  2. Profecía autocumplida xD
    Grande Mon !
    =)

    ResponderEliminar

Toonlet xD