lunes, 13 de septiembre de 2010

El practicante

Una historia Zen en versión Kobaliana.

Dice más o menos así: Había una anciana que permitió a un joven aspirante a la iluminación vivir en una humilde mediagua en su patio. Ella le daba un espacio, algo de comer, y lo dejaba en paz, contribuyendo de esa forma a la humanidad, permitiendo el posible nacimiento de un hombre santo. A los 10 años, la señora decidió ver si el joven había logrado iluminarse un poco que fuera, ya que -como no ponía niuno ni para la cuenta del TV Cable- era hora de tasar su progreso. Si había avances, todo bien en mantenerlo ahí, pero si no, mejor que se fuera y arriendar la mediagua por unas pocas monedas a alguien. Para este fin, la señora fue al sector de Suecia con Holley a buscar una prostituta. Encontró a una chica joven, bastante sexy, voluptuosa y provocativa. La llevó a su casa y le pidió que simulara estar más caliente que horno crematorio, y sedujera al joven aspirante a la iluminación. Dicho y hecho. La mujer intentó por todos los medios seducir al joven, sin embargo fracasó. La señora le preguntó a la joven que había pasado, y ella le dijo "El compadre me dijo no hay mano conmigo. No me interesa." La señora entonces llamó a los pacos y lo echó cagando de su casa.
"Está bien que no haya cedido a la tentación, pero no mostró ninguna compasión contigo".

0 comentarios via Blog:

Publicar un comentario

Toonlet xD