miércoles, 14 de septiembre de 2011

Tormenta Solar - Tras bambalinas

Pronto estará en kioskos la revista Caleuche Comic. Es una revista chilena en formato comic-book. Portada e interiores a todo color. Tuve la suerte de ser invitado (Porque alguien dejó el proyecto) así que como era el hombre que iba pasando por la calle, fui invitado a rellenar a participar. Me asocié con mis partners ékara y Cristóbal Jofré (Y otros que de momento son secretos). Con este último hemos trabajado ya en Zombies en La Moneda, proyecto que continúa en la actualidad. De ékara, puedo decir que es una de las más talentosas artistas nacionales.

Ilustración de ékara (Wowowowow !! Es seca, vieron ?)
La historia se trata más o menos de esto: El mundo que conocemos está cambiando, producto de la tormenta solar más fuerte que se ha visto en siglos. Estos cambios han hecho que mucha gente empiece a mutar (Si, como en los X-Men), y que una dimensión paralela entre en contacto directo con nuestro universo (No sé si existe esto, pero debería xD). En esta dimensión paralela existen seres muy peligrosos, que ven a nuestro universo como un gran campo de juego. Pero bueno. Si leen el comic, nada de lo que les he contado importa., ya que es una soberana lata. Tormenta Solar, trata de cosas más importantes ydivertidas: La amistad, el humor, el amor, las relaciones, el destino, la muerte. etc. Así que no esperen ver gente musculosa y diálogos para niños. Esperen ver más de lo que han leído en comics como "El Pago de Chile", o "Historias del Rock'n Roll".

Cristóbal Jofré es un tremendo artista
Espero que les guste y puedan leer Tormenta Solar. Les aseguro que no se parece a nada que hayan leído en una revista de comics chilena. Abrazos para todos. Me cuentan si les ha parecido interesante.

Los buenos links:


Quien sabe

Ella estaba acostada con su compinche. Habían hecho el amor. Era verano, por lo que se encontraban desnudos con apenas un par de sábanas adheridas al cuerpo, como para protegerlos del mundo. Hacía bastante calor en la habitación, considerando que ya era de noche y las estrellas comenzaban a brillar suspendidas del azul profundo del cielo. Los humanos somos seres tan variables como el mar: Podemos atesorar en el corazón un recuerdo toda una vida; Una sola caricia es capáz de hacernos perder la razón; y sin embargo, cuando olvidamos, somos incapaces de recordar hechos que marcaron de forma indeleble nuestra existencia. Sonó su teléfono celular, entonces ella -sin decir nada- lo miró a él con incertidumbre. En esa mirada había una sola pregunta. Él la entendió claramente, no había necesidad de palabras para preguntar si debía contestar o no. Contesta -le dijo él-. Era sin ninguna duda lo mejor para ella. Si bien hoy todo era confusión, ambos corazones sufrían. Ella por él, él por otra. Ella por la soledad, él por la eterna incertidumbre de la existencia, de la vida, del amor, del futuro y de todas las cosas que atormentan a los que entregaron su vida al arte. Ella merecía una oportunidad. El hombre del teléfono era apenas un desconocido, pero había demostrado genuino interés. Y a ella parecía gustarle. Era duro quitarse de en medio, pero él creció admirando a Humphrey Bogart. Él era la figura trágica en la lluvia. Era un romántico. Se hizo a un lado, dejando que el destino moviera los hilos, esperando lo mejor para todos, y especialmente lo mejor para ella. Si bien no era perfecta, le había socorrido en su momento más oscuro. Así que él consideraba que se lo debía. Con el tiempo pasaron muchas cosas, cada uno siguió por su lado buscando la felicidad. Ella se quedó con el hombre del teléfono. Se casó, tuvo tres hijos y fue muy, pero muy feliz. La vida siguió su curso. Esa es la historia. Yo soy una de los tres hijos. La menor. Conozco la historia, porque un día mi mamá me la contó, ustedes saben: Las mujeres hablamos del amor y esas cosas. Mi papá es excelente, dudo que alguien tenga un papá mejor que el mío. En fin. El remate de esta historia es el siguiente: Una vez, fui a la librería a que el ex de mi mamá me firmara un libro. Cuando lo hizo, sin saber quién era yo, le abracé y le dí las gracias. Él se rió por mi efusividad. Parte de mi existencia quizás se la debo a ese señor. Aunque la vida me ha enseñado que los caminos del destino son extraños. Puede que sin él, mi madre de igual forma hubiese conocido a mi padre. Quien sabe. =)

Toonlet xD